Paseo gastronómico por La Laurel

Hola a todos.
Tras unos dias de frío, ya podemos pasear a gusto para disfrutar de la conocida calle Laurel, también conocida como La Senda de los Elefantes debido a las trompas que se coge la gente en ella. Nosotros hemos sido buenos y como no nos gusta el vino, decidimos acabar con todas las reservas de mosto de Rioja.
Empezamos la noche en el Bar Los Rotos, ya lo conocía de antes y era una apuesta segura para colmar las ansias de tapas. Aqui podemos degustar unos bollitos de pan desmigados y rellenos de un revuelto de tortilla de patata con un ingrediente extra, que puede ser bacalao, chistorra, tiras de pimiento, morcilla, gulas, setas, pollo y algún otro que no se nos viene a la memoria. 
Nosotros probamos el de bacalao y el de chistorra, están buenísimos y la única recomendación que hacemos es comerlo con cuidado porque mancha mucho al ser un revuelto poco hecho.

Este bar es accesible para personas con movilidad reducida si bien las mesas están un poco altas para poder comer a gusto.
En el Agus la tapa típica es el bocatita de carne adobada, riñón o chistorra y esto mismo se puede encontrar en versión pincho.
El escalón del mismo no nos permite entrar con comodidad, pero siempre se le puede pedir ayuda a alguien. En mi caso, como tengo buen ojo y muy bonita voz, decidí pedir ayuda a la única cuadrilla que no hablaba la lengua de Cervantes, asi que ni corta ni perezosa chapurreé como pude mi help particular y al final fui depositada dulcemente en la calle.

Seguimos nuestra ruta. Desde que empecé a venir a Logroño, una visita obligada es a los dos bares que siguen. El primero es el Soriano, especializado en ofrecer unos suculentos champiñones en salsa coronados por una gambita, bocato di cardinali. El bar no es accesible pero puedes pedir desde la calle a través de una ventana y comértelo usando como mesa unos barriles de Rioja decorativos que hay en el exterior de la puerta. Como no podiamos irnos de Laurel sin que quedara huella de nuestro paso, decidimos comprobar que la resistencia del platito donde nos sirvieron los champis era suficiente. Y no, queridas lectoras, el plato feneció por entero y en mil trocitos. Son gajes del oficio.

El segundo y último bar de nuestra razzia, estrella indiscutible para mí (sólo para mí), es tataaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaachaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan EL JUBERA, con sus archiconocidas, famosas en el mundo entero, nunca bien valoradas PATATAS BRAVAS. Diréis que bravas se comen en cualquier parte. Pues no, éstas tienen un algo especial que no lo he comido en ninguna parte. Las puedes pedir con picante o sin él, y las patatas están en su punto justo: crujientes por fuera y blanditas por dentro, acompañadas de tomate y mahonesa en su justa medida. Debo confesar que no pude terminarlas, dejé cuatro patatitas y un montón de moji-moji en la cazuela, que al recordarlo aún me duele.
 Este bar es accesible.

PD: Entre tapa y tapa, seguimos buscando una cocina accesible que quepa en casa sin que nos tengamos que salir nosotros y en la que tengan cabida todos los cacharritos que hemos ido comprando para ella. El diseño ya lo tenemos y ahora sólo queda esperar.
Dentro de poco, me pondré al día en vuestros blogs, pues me estoy perdiendo un montón de recetas ricas ricas. 
Un besito desde la capital del Ebro.
Anuncios

7 comentarios en “Paseo gastronómico por La Laurel

  1. ay ay ayyy!Ayer justo me acordaba de ti y te puse un comentario y hoy me apareces con esto, dios mío!!!!La Laurel (y Logroño) es mi debilidad, me pierdo entre sus pinchos y los que has nombrado son también mis preferidos… Me faltaría también unas setas del Cid, y una zapatilla de jamón, pero como todo en un día no puede ser!Como me ha gustado esta entrada, me la he leído de pe a pa, mmmmm, se me hace la boca agua sólo de pensar en volver!Un beso guapa, me alegro de que ya tengas diseño escogido, pronto empezarás a cocinear en ella.Cuidate!

  2. HOlaaaa, ayysss qué ganas tengo de escaparmeeee!! y te has dejado muchos buenísimos!! a mi me chifla el bar de los pinchos de sepia que hace esquina, no sé como se llama, y el de los champis, si pudiese copiarle el aliño jajajjajQué bien, me has llevado a Logroño por un ratito!Un besoooo

  3. Ainsss, anda que no llevamos tiempo sin verte, espero que lo de la cocina vaya genial, a ver si dentro de nada la tienes ya puestaYo, no he estado por esas zonas, pero, visto lo visto , merece la pena ir por allí, jejejeAnda que me parecía que te había escrito un comentario cuando pusiste esta entrada pero, ya veo que no, lo mismo no le di a Publicar comentario, en finBesotes, guapa

  4. Hola Elen, entro en tu blog por casualidad y vaya con lo que me encuentro, esos rotos que estan buenisimos y soy de las tuyas no me voy de Laurel sin comer esas bravas, por dios me est entrando un hambreee jajaja, nada, sigue con ese paseo gastronomico por la Rioja. Un saludo

  5. Ayns… qué recuerdos me traen esos champiñones.. Lo bien que se come en esa calle. A mi gusto te faltó comerte un pincho Agus.Goooollllllll de Villa. Lo siento pero coincidió con el gol. 😀 Puxa Asturias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s