PLUMCAKE DE CACAO { sin leche y sin huevo }

sin huevo sin leche

Desde hace un tiempo intentamos consumir menos proteínas de orígen animal por orden del médico y cuando llega algún tipo de celebración, las neuronas empiezan a hacer cálculos para cuadrar un menú completo sin pasarse demasiado. De ahí este plumcake tan negrito y rico… sin huevo y sin leche.

¿Os habéis parado a pensar, para los que hacéis repostería semanal, la cantidad de ingredientes que lleva un simple bizcocho? Para algunas personas esto es prohibitivo y no por el precio, sino por el conteo al que antes aludía. Tanto así, que muchas veces te ves en la necesidad de elegir si vas a comer segundo plato o postre.

Este bizcocho es muy sencillo de hacer, no os llevará más de 10 minutos y, aunque de sabor está muy bueno – de un día para otro gana-, es cierto que la textura varía al de un bizcocho tradicional. Es un poco más húmedo y pegajoso, ideal para acompañarlo con un café.

PLUMCAKE DE CACAO { SIN LECHE Y SIN HUEVO }

Ingredientes.

  • 1 taza y media de harina.
  • 3 cucharadas de cacao.
  • 160 gramos de azúcar.
  • 1 cucharadita de bicarbonato.
  • Media cucharadita de sal.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 taza de agua.

Elaboración.

Hemos utilizado un molde de plumcake pequeño, de 20 cm

1º.- Precalentamos el horno a 180ºC. Engrasamos el molde y recubrimos el fondo con papel de horno, que nos facilitará e desmoldado.

2º.- Mezclamos en un bol todos los ingredientes secos. Añadimos el AOVE y el agua y lo mezclamos bien con la ayuda de unas varillas hasta que no haya grumos.

Pasamos la mezcla al molde y horneamos durante 35-40 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo no manche.

Al final lo decoramos al gusto. En la foto, con nata montada y frambuesas frescas.

Anuncios

ENSALADA TEMPLADA DE ZANAHORIA Y NARANJA

lechuga dieta

Navidades, exámenes y… este blog sin actualizar…

Vamos a empezar a solucionarlo con una nueva edición mensual de Asaltablog y…cosas del destino, volvemos a quitarle recetas a Bea CH, que fue el blog que me tocó en el Asaltador invisible de diciembre. Me quedé con ganas de esta receta y ayer, que ya me quedé medio libre de obligaciones – y me acordé de que teníamos reto, todo hay que decirlo…-, me la hice para cenar con alguna modificación.

Como siempre, si clickáis sobre el nombre de Bea, os llevará a su receta, así que no tenéis excusas para pasar por ahí y quedar prendados de alguna o de todas sus recetas dulces.

Por la noche no me sienta demasiado bien el queso y es por eso que esta receta no lleva. Recordad que las recetas se pueden y se deben adaptar a nuestros gustos o necesidades, no pasa nada por ello.

Al ser templada, esta ensalada no da pereza, aunque el tiempo esté tan frío como ahora, y eso nos permitirá hacerla más de una vez en invierno.

ENSALADA TEMPLADA DE ZANAHORIA Y NARANJA

Ingredientes.

  • Lechuga.
  • 1 zanahoria.
  • Un puñado de pasas.
  • Un puñado de nueces.
  • 1 naranja.
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Canela molida.
  • Jengibre molido.
  • Salsa de yogurt.

Elaboración.

1º.- Lavamos y escurrimos bien la lechuga. En mi caso, que la ensalada solo la como yo, me he puesto unas 6 hojas de una lechuga rizada, pero podéis utilizar unos brotes tiernos o una bolsa de brotes de espinaca.

2º.- Raspamos la zanahoria y la cortamos en rodajas finas.

3º.- En una sartén caliente con unas gotas de AOVE, ponemos la zanahoria y dejamos que coja calor.

4º.- Salvamos tres gajos de naranja cortados a lo vivo y con el resto de la fruta hacemos zumo.

5º.- Incorporamos el zumo a la sartén y añadimos las pasas y las nueces. Dejamos que se cocine todo durante unos minutos, hasta que casi se haya consumido el caldo.

6º.- Ponemos la canela y el jengibre en las zanahorias y montamos la ensalada, decorándola con un poco de salsa de yogurt y unas gotas de AOVE en crudo.

Listo para cenar… el dulce sabor de esta ensalada te va a gustar…ya me lo dirás.

TORTAS DE ANÍS

dulces navidad

Que al mes solo hay un reto de Asaltablog, ya lo sé, pero nos hemos liado la manta a la cabeza y triplicamos los robos. Consentidos, ehhh, que nos quitamos recetas los unos a los otros para engordar y engordar con esto de la Navidad. Si alguna vez me veis que ruedo más que mi silla, echadme el alto y al nutricionista de cabeza…por ahora todo está en orden y me siguen valiendo los pantalones.

Sigue leyendo

SALMÓN CON FRUTOS SECOS Y MIEL

pescado navidad

El menú de esta semana no va a tener un primer plato como tal, sino dos acompañamientos para aligerarlo un poco, porque el salmón es un pescado azul bastante graso (esa grasa es beneficiosa) y nos puede ocasionar problemas digestivos. En cualquier caso, si queréis añadir un primero, podéis servir una crema en vasos pequeños, como la crema de calabaza y curry o la crema de pimientos y langostinos.

Sigue leyendo

TOSTAS DE GULAS

entrantes para navidad

Estas tostas son el entrante del segundo menú de navidad que os prometimos.

No sé si os pasa, pero a mí me encanta picotear más que ponerme delante de un menú formal; eso de ir probando de aquí y de allá es mi perdición y además, salgo baratísima porque me lleno enseguida. Vamos, que soy una joyita para quien me quiera llevar de restaurantes.

Sigue leyendo

GAMBONES CON AJO Y PEREJIL

Navidad entrantes

Con esta delicia damos el pistoletazo de salida al maratón de recetas de Navidad. Como os decía en las redes sociales  (sí, también estamos por ahí, así que si queréis seguirnos, estaremos encantados de compartir con vosotros en Facebook), os vamos a ofrecer 4 menús para que no se os terminen las ideas en estas fechas. El último de ellos, el que se corresponde con la primera semana del 2017, se lo vamos a dedicar a los más pequeños y llenaremos la mesa de Reyes con platos que les gusten y les haga disfrutar más si cabe de un día tan especial.

Sigue leyendo

ROPA VIEJA

aprovechamiento

Llegar al blog asaltado de este mes, el de Amalia, y encontrar el plato que más me puede gustar es una señal sin duda, así que no busqué más y me puse manos a la obra aprovechando que ese fin de semana iba a poner sopa de cocido o de pollo, que es lo que en realidad hacemos en casa.

Sigue leyendo