Menú

MENÚ DEL 13 AL 19

Ir al mercado es una de las cosas que más me gusta en esta estación, sobre todo, frecuentar las fruterías, que se llenan de color y en cada rincón encuentras un caramelo sano y natural en forma de fruta. Las fresas, que ya van a dejar paso a las cerezas; los albaricoques, de los que mi madre dice que tienen mucho hierro y que debo comer muchos; la sandía y el melón, con los que podemos hacer unas sopitas de fruta como entrantes maravillosas. Entre las verduras también encontramos una variedad estupenda con los espárragos frescos, las habas, los guisantes o las zanahorias, entre otras.

Me gusta salir temprano a comprar e ir por las aceras por las que dé el sol, aunque tenga que ir cruzando de una a otra y tarde más. Hay menos gente y puedes aprovechar para que te expliquen cosas sobre la carne o las verduras los expertos, aquellos que trabajan con la materia prima cada día y conocen qué pieza es más tierna, cuánta cantidad te tienes que llevar para 6 personas o llevarte en la cabeza una receta nueva con la que experimentar.

Alguna que otra vez he dicho ya que yo no compro por kilos casi nada, me gusta hacerme el menú y pensar en las raciones que necesito para comprar en vez de un kilo de filetes, 6 filetes de pollo, de ternera o de jamón y así sé de verdad que tengo para dos veces. Es una manera de no tirar nada y también de que no me falte.

Vamos con el menú de esta semana…

 DÍA  PRIMERO  SEGUNDO  POSTRE
 LUNES  Arroz con mejillones  Torpedos  Pera
 MARTES  Calabacines  Pollo adobado  Manzana
 MIÉRCOLES  Espárragos frescos en vinagreta  Croquetitas de pescado  Fresas
 JUEVES  Patatas aliñadas  Magro de cerdo con tomate  Plátano
 VIERNES  Berenjenas con queso y miel  Pimientos rellenos de champiñones  Flan de chocolate
 SÁBADO  Timbal de patatas y atún  Empanadillas Wellington  Mousse de fresas
 DOMINGO  Habas con jamón  Pollo asado  Peras al vino
Anuncios
Sin categoría

EMPANADILLAS WELLINGTON

Venga a buscar recetas, mirar en mil páginas, escribir muchos menús para mi cumpleaños y resulta que llego al mercado a comprar y en diez minutos lo cambio todo. Esa soy yo. Menos mal que me adelanté a mí misma e hice uno de los platos con antelación para comer el día que llegaban mis padres a casa porque si no lo llego a hacer así, ahora mismo no estaríais leyendo esta entrada.
Al final el menú quedó así:
– Canapés de mousse de oca con cebolla caramelizada.
– Crema de pimientos.
– Patatas alioli.
– Langostinos a la plancha
– Tarta de chocolate.
La tarta no la hice yo, que ya tenía bastante con todo eso.
El plato que adelanté fueron unas empanadillas de solomillo wellington y es que la receta como tal, la clásica, me atraía mucho, pero envolver cosas grandes, y encima blanditas, nunca ha sido lo mío y por eso decidí hacerlas así, para disfrutar de su sabor y comerlo ya de una vez, pero salvando esa dificultad. Salieron estupendas y por eso he decidido celebrar un evento twittero, el #diadelaempanadilla.

EMPANADILLAS WELLINGTON
Ingredientes.

– 1 solomillo de cerdo.
– 1 paquete de obleas para empanadilla.
– 1 cebolla grande.
– 1 lata de mousse de oca.
– Aceite de oliva virgen extra.
– 1 huevo.
 
Elaboración.
1º.- Extendemos la mitad de las obleas en la mesa de trabajo.
2º.- Untamos la mousse de oca.
 
 
3º.- En una sartén bien caliente marcamos los trocitos de solomillo, vuelta y vuelta. Los colocamos encima de la mousse.
4º.- Pelamos y cortamos en juliana la cebolla. En una sartén con un hilo de aceite pochamos la cebolla a fuego muy lento hasta que se caramelice, más o menos tardará unos 25 minutos. Ponemos la cebolla sobre el solomillo.
5º.- Cerramos con el resto de las obleas, como si fueran empanadas.
6º.- Pintamos con huevo batido y llevamos al horno precalentado a 180º durante 10 minutos o hasta que la masa esté dorada.