Recetas saladas

GAMBONES CON AJO Y PEREJIL

Navidad entrantes

Con esta delicia damos el pistoletazo de salida al maratón de recetas de Navidad. Como os decía en las redes sociales  (sí, también estamos por ahí, así que si queréis seguirnos, estaremos encantados de compartir con vosotros en Facebook), os vamos a ofrecer 4 menús para que no se os terminen las ideas en estas fechas. El último de ellos, el que se corresponde con la primera semana del 2017, se lo vamos a dedicar a los más pequeños y llenaremos la mesa de Reyes con platos que les gusten y les haga disfrutar más si cabe de un día tan especial.

Sigue leyendo «GAMBONES CON AJO Y PEREJIL»

Sin categoría

ESPECIAL NAVIDAD. Sopa de galets

Noche de tiritona, mañana de frío…no hay nada mejor que una sopa caliente, de esas que te arreglan el cuerpo más que una liposucción, sí, de esas que, cuando las tomas, hacen que siempre quieras más.
Esta es la típica sopita de estas fechas, la que se come en Navidad, pero es que yo nunca la había comido, en mi casa es casi obligatorio tomar sopa de cocido, con sus fideitos, sus garbanzos, su zanahoria y su patatita porque a todos nos encanta el caldito de la mamá. Este año me toca a mi y puedo prometer -si alguien de los que váis a cenar en esta casa, ya quedáis advertidos- que nunca hice cocido como tal, así que es mejor que aprendáis alguna oración bonita y navideña para amenizar la velada. 
Hace mucho, pero que mucho tiempo, una niña -no tanto ya, ains- se fue de compras y se le emperejiló comprar unos galets, aunque era verano, porque ella pensó que así ya los tenía para Navidad. Y sí, en un armario o encima de él para que no se me espachurrara ni uno, los hemos tenido hasta ahora que decidí hacerla con el consiguiente susto del pinche.
Esta receta bien valió un piropo del pinche y tengo que decir que en un principio me dejó muerta y casi lloro -esto último es para darle mucha gracia al texto, que yo soy una chica muy dura-.
Él me dijo – Sabe a la de La Paz
Que no es ningún restaurante, no, es nuestro hospital…muerta me quedé. El caso es que el muchacho la pedia a todas horas porque era casi lo único que le gustaba y eso me dejó algo más tranquila, pero… no sé yo.
La sopa en cuestión es muy sencilla, se trata de hacer un caldo con sustancia, uno de esos ricos con huesos y hortalizas…vamos con la receta.

SOPA DE GALETS.
Ingredientes.
– Zanahorias.
– Judías verdes.
– Huesos de cordero.
– 1 puerro.
– Una rama de apio.
– Perejil.
– 4 galets por persona.
– Carne picada.
– Sal.
Elaboración.
Preparamos nuestras verduras pelándolas y lavándolas. Ponemos al fuego una olla con abundante agua y esperamos a que coja temperatura. En ese momento, incorporamos nuestras verduras y el hueso de cordero y el perejil. 
Dejamos que cueza durante 2 horas y media y le vamos echando un poco de agua según se vaya consumiendo. Transcurrido ese tiempo, retiramos el hueso y si queremos, podemos recuperar las verduras para un puré. Colamos el caldo y lo dejamos en un cazo.
Mientras, vamos a preparar los galets. Para ello, mezclamos unos 100 gramos de carne picada con perejil y ajo molido y poco a poco, cogemos pedacitos de carne y la introducimos en la pasta. Reservamos.
De nuevo, ponemos el caldo en el fuego y esperamos a que hierva para echarle los galets. Dejamos que se haga la pasta y… listo para servir.

Especial Navidad

Sin categoría

ESPECIAL NAVIDAD. Tarta de crema de mantequilla al chocolate

Después de unos días de descanso –por el puente de la semana pasada- y algún día de reposo para que mi mano, que de vez en cuando quiere guerra y pide sosiego, volviera a su ser, volvemos con las recetas de Navidad. Mi objetivo era publicar 25 recetas, por lo que es más que probable que haga una entrada de entrantes y los ponga todos juntos y así compensamos estos días de jolgorio.
Por cierto, hablando de entrantes, no se os olvide que está en marcha nuestro concurso,«Yo también cocino», sencillo a más no poder, elaborar un entrante rico, para ocasiones especiales y que esté pensado para que lo pueda hacer todo el mundo, pues el concurso está pensado para que las personas con discapacidad puedan acercarse a la cocina y disfrutarla.
La receta de hoy es dulce y es que una cena de Navidad tiene que terminarse con un buen postre y la historia de éste se remonta al verano, cuando decidimos irnos a Sevilla en pleno agosto, sí, estamos locos, lo sé, pero nos lo pasamos genial y vimos un montón de cosas bonitas que guardar en la memoria.
Cuando mi padre supo que íbamos allí, no tardó ni tres segundos en recomendarnos una de esas pastelerías con solera, años y buen hacer en su currículo, La Campana. Claro, la buscamos y no me podía ir de allí sin probar un pastelito y la prueba la tenéis aquí.

Me gustó tanto que decidí probar y, aunque no fue lo mismo, hay que decir que esta minitarta estaba buenísima.
Vamos con la receta.
TARTA DE CREMA DE MANTEQUILLA AL CHOCOLATE.
Ingredientes.
        –  100 gramos de azúcar.
       –   200 gramos de mantequilla.
       –   40 mililitros de agua.
       –   1 huevo y 1 yema.
      –    Media tableta de chocolate negro.
Para el bizcocho genovés.
       –   2 huevos grandes.
       –   50 gramos de azúcar.
      –    50 gramos de harina.
Elaboración.
El primer paso es realizar un almíbar con el azúcar y el agua. No necesitamos que la densidad sea grande, con que espese será suficiente. Tras esto, lo dejamos enfriar un poco e incorporamos los huevos ya batidos a baja temperatura. Se nos tiene que quedar como una mezcla espumosa.
Dejamos atemperar de nuevo, durante 10 minutos, y añadimos la mantequilla ablandada y el chocolate derretido en el microondas. Batimos a velocidad media –qué gran pinche tengo para estas cositas, mare- y cuando consigamos una crema homogénea ya estará lista.
Reservamos en la nevera para que no pierda cuerpo y nos ponemos con el bizcocho.
Tan sencillo como batir los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen y añadirle la harina tamizada, incorporamos bien y lo colocamos en nuestro molde. Lo llevamos al horno ya precalentado a 170ºC durante 7-10 minutos.
Transcurrido el tiempo marcado, sacamos y dejamos enfriar en el molde para que no se rompa. Yo lo rellené dentro del molde y lo dejé en la nevera hasta la hora de servir y tan sólo lo decoré con unas virutas de chocolate y una trufa en el centro.

Por dentro, la tarta tiene discos pequeños de bizcocho empapados en almíbar.

ESPECIAL NAVIDAD
Sin categoría

ESPECIAL NAVIDAD. Lacón a la gallega

Segunda receta de nuestro Especial Navidad. Hoy os traemos un entrante muy sencillo de elaborar, rápido, pero con un sabor muy bueno. 
En mi casa, los huesos de lacón se utilizan para las legumbres, dejan un sabor muy rico y después toda la carnecita que sueltan está para no parar de comer. El caso es que allí, en Madrid, son apreciadísimos, los tienes que encargar porque, de lo contrario, te quedas sin ellos y aquí, en Logroño, aún no los he visto. 
El lacón a la gallega es de mis recetas favoritas, la hacía mi madre de vez en cuando y, como siempre he comido muy poco, creo que disfrutaba viéndome comer sin descanso, jajaaaaa. Sigo así, como igual, el otro día, hablando con ella, le dije, casi como novedad, que había comido pan – unos panecillos ya untados en aceite y ajo comerciales- y me pregunta…
– ¿ Te has comprado otra bolsita? – toda contenta y con esperanzas de que le dijera que sí-
– No, es la misma,jajaaaaaaaaaa
– Pues hija, sí que te duran a tí las cosas, madre mía, te lo quieres comer yaaaaaa.
Y así con todas las comidas, salvo con el lacón, el cordero, los langostinitos y mis ensaladas, que siempre veo poco por más que haya…
Para esta receta el único truco es escoger unos buenos ingredientes. Comprar el lacón el mismo día para que esté muy fresco y utilizar, tanto buenas patatas como un buen pimentón, en mi caso dulce, de El Caballo de Oros, de Universo Sibarita, de los que ya os he hablado con anterioridad y que ahora, por estas fechas está de rebajas, con unos precios espectaculares,  con un aroma nada más abrir el tarrito que invade toda la cocina, una pasada.



LACÓN A LA GALLEGA
Ingredientes – para 4 personas-.
– 8 lonchas de lacón
– 3 patatas medianas
– Mantequilla
– Leche
– Pimentón dulce El Caballo de Oros
– AOVE

Elaboración.
Pelamos y lavamos las patatas y las ponemos a cocer en abundante agua caliente. En mi casa, esta receta se hace cortando las patatas en rodajas, pero yo he decidido hacer un puré con ellas y rellenar las lonchas de lacón.

Cuando estén cocidas las patatas, las pasamos a un bol, le incorporamos un poco de mantequilla y un chorro de leche. Machacamos las patatas y removemos bien hasta conseguir la textura deseada, en mi caso, un puré que podamos trabajar, pero que esté un poco caído.

Estiramos las lonchas de lacón sobre la tabla y le ponemos una o dos cucharadas de puré. Enrollamos y colocamos dos por plato. Cubrimos con más puré por el centro y espolvoreamos un poco de pimentón dulce.

Por último, lo regamos con un hilo de aceite de oliva virgen.

Al final de cada receta os voy a poner los enlaces de las elaboraciones anteriores de este Especial, para que no os perdáis ni una.

Especial Navidad.

1º.- Lasagna en salsa

A disfrutar

Sin categoría

ESPECIAL NAVIDAD. Lasagna en salsa

Me he levantado esta mañana medio dormida, como siempre, pero en un segundo me he dado cuenta de que ya estamos en diciembre, quedan unos días tan sólo para Navidad y empiezan los preparativos, la búsqueda de recetas, de adornos y de regalos.
Para nosotros van a ser unas fechas muy especiales, ya que es el primer año que viene toda la familia a casa y también la primera vez que voy a cocinar en estos días. Mezcla de ilusión y de miedo por si sale mal, pero con muchas ganas de que llegue ya. 
Cada día, como novedad en el blog, y hasta el 25 de diciembre, vamos a subir una receta. Ahora mismo son muchos los blogs que lo están haciendo y en cualquier parte puedes encontrar elaboración propias del mes en el que estamos, pero nos proponemos hacer un Especial Navidad económico, porque lo bonito no es poner el árbol y comer caviar, lo bonito, lo que nos gustaría, es que la sensación y los sentimientos no se pierdan, que sean verdaderos -que no nos duren 15 días- y que cada hogar pueda sentir que está ante una mesa especial, ya se hayan podido gastar mucho o poco. 
Tener una mesa estupenda y diferente radica en hacer recetas de esas que no comemos todos los días, reunirnos y ser felices.
Vamos a empezar este maratón con un plato de pasta. Es verdad, pasta comemos a menudo, es barata y aporta mucha energía y sensación de saciedad, pero normalmente la hacemos con tomate, sin más. Esta vez vamos a elaborar un poco más la receta. 
LASAGNA EN SALSA
Ingredientes – para 4 personas-.
– 12 placas de lasagna.
– 1 pollo.
– 1 cebolla.
– 1 zanahoria.
– 1 puerro.
– Una bandeja de champiñones.
– Salsa de tomate.
– Harina.
– AOVE.
– Agua.
Elaboración.
Es una receta que se debe empezar  a preparar el día de antes. Lo primero es elaborar un buen caldo.
Vamos a cocer el cuerpo del pollo en una olla con abundante agua ya caliente y le agregamos la zanahoria, el puerro y un cuarto de cebolla. De vez en cuando vamos a desespumar el caldo para eliminar las impurezas que puedan soltar los ingredientes. Cuando nuestro caldo esté listo, retiramos las verduras y lo guardamos en la nevera hasta el día siguiente.
La razón de refrigerarlo no es otra que la de desengrasar al máximo la base de nuestra receta y así hacerla más ligera.  
Sacamos el caldo y, al estar frío, veremos que la grasa se ha cuajado encima del todo, por lo que la podremos retirar sin problemas.
Para el relleno de nuestra lasagna – no hace falta poner mucha cantidad de relleno, hay que tener en cuenta que va a haber más platos en la mesa y al final comemos de todo y en mucha cantidad-, podemos decir en nuestra pollería que nos deshuesen el pollo y ya en casa lo picamos o que nos lo hagan también.
Picamos la media cebolla que nos queda, la zanahoria y el puerro que habíamos cocido y los champiñones.
En una sartén con un fondo de aceite de oliva virgen extra rehogaremos la cebolla, nuestras verduras cocidas y el pollo. Cuando el pollo esté dorado, incorporaremos los champiñones y, al final, una chucharada de harina, que rehogaremos también para que después no sepa a crudo.
Mientras, ponemos a calentar el caldo de pollo.
En el momento en que la harina ya esté incorporada y cocinada, pero sin tostarse, agregamos 5 cucharadas de tomate y un cazo de caldo. Removemos como si de una bechamel normal se tratara. Cuando empiece a espesar, le ponemos otro cazo de caldo y repetimos la operación. Aquí, depende de lo que os guste en casa, si más ligera o más espesa. Yo la dejé con cuerpo, pero ligerita para poder acompañarla con un poquito de pan, pero eso ya son vicios míos, confesables todos.
Una vez que la farsa esté lista, vamos a hervir las placas de pasta. A mi me gusta hacerlo de tres en tres porque me manejo mejor, pero cada uno como lo suela hacer. Las hervimos en abundante agua y cuando se ablanden las reservamos sobre la tabla, sin que se toquen entre ellas para que no se peguen.
Tan solo nos queda emplatar. Ponemos una lámina de pasta en el plato y le ponemos encima el relleno, repetimos la operación con cuidado y cerramos con una lámina de pasta. Para terminar, salseamos y le ponemos un poquito de relleno adornando.