Recetas saladas

TORTILLA DE VERDURAS Y POLLO

Come comida real cena

Nuestra primera receta de diciembre no parece muy navideña, pero auguro que la vais a cenar más de una vez entre banquete y banquete porque es suave, reconforta el estómago, se hace con las sobras de un buen caldo y lo más importante… está deliciosa.

Sigue leyendo “TORTILLA DE VERDURAS Y POLLO”

Anuncios
Recetas saladas

JUDÍAS VERDES CON TOMATE

recetas tradicionales

Final de mes y Asaltablogs van de la mano. En esta ocasión lo he tenido muy fácil porque en la primera revisión a Mi madre no cocina vi una de las recetas que suelo hacer con asiduidad en casa y que nunca fotografío… con lo buenas que están!!! En casa de mis padres se suelen hacer en ensalada con patatas y huevos cocidos, pero resulta que al pinche no le gustan así y para él, mi madre las hace con tomate. En todas las familias hay tradición de ponerle huevo duro a todo, es como que adorna y llena a la vez, y en la mía no iba a ser menos. Mi abuela le ponía huevo duro a las judías verdes con tomate.

Sigue leyendo “JUDÍAS VERDES CON TOMATE”

Sin categoría

CODITOS CON VERDURAS

No sé si os pasa a vosotros, pero la mayoría de los días en esta casa se cocina para tres y claro, como somos dos, al día siguiente alguien se lo tiene que terminar. Si es arroz o pasta, se lo termina el pinche y si es sopa de cocido, verduras o legumbres, me lo termino yo. En los segundos platos no me pasa nunca porque suelo comprar por unidades y no por medios o kilos enteros, pues es la única manera para mí de saber exactamente qué es lo que me llevo a casa. Compro 4 filetes de pollo, 6 filetes de hígado de cordero, 2 carrilleras con hueso… aunque me llamen loca, me da igual.
El pinche dice que así no se compra y yo le digo que así, ni se tira ni te falta.
En uno de esos días en los que el pinche es feliz porque sabe de antemano que va a comer arroz, yo me tengo que idear algo para mí y esta receta es lo que salió de uno de tantos… La pongo porque salió muy buena y porque la pasta se puede comer de mil maneras y no solo con tomate, es barata y encima, acabas con muchos restos que van quedando por la nevera.

CODITOS CON VERDURAS
Ingredientes. – para dos personas-
– 50 gramos de coditos o cualquier pasta alimenticia.
– Medio calabacín.
– Media cebolla mediana.
– 10 judías verdes.
– 1 zanahoria.
– 2 cucharadas de salsa de soja.
– Caldo de verduras.
– Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración.
1º.- Pelamos la zanahoria y la cortamos en rodajas muy finitas. Limpiamos las judías verdes, quitamos sus extremos y los hilos y las cortamos en trocitos pequeños. Lavamos muy bien el calabacín, ya que vamos a utilizar su cáscara, y lo cortamos en bastones. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana
2º.- Rehogamos estas verduras en una sartén caliente con un poco de aceite hasta que las verduras empiecen a estar tiernas.
3º.- Incorporamos los coditos y lo cubrimos con el caldo de verduras o su equivalente en agua y media pastilla de caldo.
4º.- Dejamos cocer, removiendo de vez en cuando, hasta que la pasta esté en su punto, unos 15 minutos.
5º.- En los últimos 5 minutos de cocción, cuando el caldo ya se va consumiendo, agregamos la salsa de soja, removemos y terminamos de cocer la pasta.
Servir caliente.
No dejé que se consumiera del todo el caldo porque quería que quedara muy untuoso.
Las verduras las corte con una mandolina, pero se puede hacer perfectamente a cuchillo. Estos aparatos de cocina yo no los puedo comprar a ciegas, necesito probarlos antes porque a lo mejor me lo llevo a casa y después no puedo manejarlo. Como mis padres tienen una, muy básica, como la mía, probé en su casa y corta de maravilla, así que decidí, tras la experiencia, hacerme con una.
Sin categoría

ARROZ CON MEJILLONES

Con esta receta he pasado por momentos de me la como porque me la tengo que comer, me como solo los mejillones o, como ahora, me lo como toooooodo. Es una receta de mi madre y la llevo comiendo desde que era pequeña. Comer nunca ha sido mi fuerte, como de todo, pero en pequeñas cantidades, soy de las que cocina por el gusto de cocinar, porque me lo paso bien, no porque después me vaya a comer un platazo enorme.
Disfruto con las tapas y los menús degustación porque me dan muchas cosas a probar sin que la cantidad me abrume. Y, aunque soy muy golosa, con el dulce me pasa lo mismo… en mi casa me miran raro porque me como un milhojas en tres veces o porque parto los croissants en dos y lo comparto.
Al arroz le pega lo que le eches; hoy mismo hemos hecho un arroz con zanahoria, alcachofas, calabacín y un tomate frito casero que el próximo día os presentaré, hecho por Nela con sus mejores productos, una gozada si tienes prisa o si te cuesta bastante cortar y preparar un refrito en condiciones, como es el caso. En casa, la receta de hoy también ha tenido sus variaciones; al principio era solo con mejillones y después, pasó a tener ajo, ingrediente que un día desapareció para no volver y que fue sustituído por unas buenas judías verdes. En definitiva, yo os doy la receta base y ya vosotros la adecuáis a vuestros gustos.

ARROZ CON MEJILLONES
Ingredientes.
– 250 gramos de arroz.
– 1 kilo de mejillones.
– 1 vaso de vino blanco.
– Aceite de oliva virgen extra.
– 150 gramos de judías verdes cocidas.

Elaboración.
1º.- Limpiamos los mejillones y eliminamos las barbas que suelen sobresalir de las valvas.
2º.- Una vez limpios, los introducimos en una cazuela junto al vaso de vino y los dejamos cocer, con la tapa puesta, hasta que se abran.
3º.- Retiramos a una fuente y reservamos el caldo de la cocción.
4º.- Cuando se hayan enfriado, abrimos los mejillones, retiramos su carne y reservamos.
5º.- En una cazuela con un fondo de aceite caliente, rehogamos el arroz e incorporamos los mejillones y las judías verdes.
6º.- Cubrimos con el caldo de los mejillones más algo de agua para completar -el doble del volumen del arroz más un poco más- y lo dejamos cocer hasta que se haga el arroz, unos 20 minutos aproximadamente.
Servir caliente.

Notas
– Si queréis echarle ajo, mi madre los rehogaba junto al arroz en entero, tan solo pelados. De esta manera, se queda el sabor y el que quiera los come y el que no, lo retira.
– Las judías verdes pueden ser en conserva. Si queréis que sean frescas, las limpiamos como hacemos normalmente y las cocemos primero. El caldo nos puede servir también para cocer después el arroz o para hacer una rica sopa para el día siguiente.