Sin categoría

World Bread Day

16 de octubre, quizás un día normal, seguro que sí, pero hoy se celebra el Día Mundial de la Alimentación y, por ser uno de los alimentos básicos, el Día Mundial del Pan. Ironías de la vida, no todo el mundo lo tiene y otros muchos lo tiran…
En casa no solemos comprar pan, no sé si porque comemos poco o para evitar comer mucho, así que compro cuando me parece que al menú le va mejor -porque ir, siempre le va bien-. Pocas veces hago, aunque me encanta y además, estaría horas delante del horno viendo cómo crece; es una de esas tareas mágicas porque te relaja, te entretiene, te conforta y te da da paz para al final, alimentarte. 
Me he decidido hoy por el más básico, sin florituras, en un tamaño mini, que es como mejor manejo las masas y lo he acompañado de unas lonchas de paleta ibérica, vuelta y vuelta en la sartén, para atemperar, y unos tomatitos cherry.
World Bread Day – Dia Mundial del Pan

Pan básico
Ingredientes.
– 500 gramos de harina de fuerza.
– 300 gramos de agua.
– 10 gramos de levadura fresca.
– 10 gramos de sal.
Elaboración.
1º.- Ponemos en un bol la harina y la levadura desmenuzada.
2º.- Añadimos el agua templada, removemos para integrar y, por último, sazonamos. Mezclamos con una rasqueta o con la mano y, cuando se forme una bola, echamos la masa sobre la superficie de trabajo ya enharinada ligeramente y seguimos amasando.
3º.- En este momento, iremos doblando la masa para que coja aire. Lo más sencillo para amasar es estirar y doblar la masa varias veces y girándola en un solo sentido para trabajarla toda por igual. Nos debe quedar una masa lisa y homogénea.
4º.- Para el primer levado, dejamos la masa en forma de bola dentro de un bol pincelado con aceite y lo tapamas. Durante una hora estaré en un lugar cálido y seco.
5º.- Pasado ese tiempo, sacamos la masa, le damos forma sin amasar y la disponemos en una bandeja de horno forrada con papel especial de horneado. Viene el segundo levado de una hora de duración y en las mismas condiciones que el anterior, es decir, tapado y en un lugar cálido.
6º.- Precalentamos el horno a 250º C.
7º.- Quitamos el trapo, practicamos unos cortes en la masa y si se le quiere dar un toque rústico, espolvoreamos algo de harina sobre su superficie.
8º.- Bajamos la temperatura a 220º C y dejamos que se cueza el pan durante 50 minutos.
9º.- Dejamos reposar y enfriar sobre la rejilla.
Listo para comer… A ver quién le dice que no.