Sin categoría

ARROZ CON MEJILLONES

Con esta receta he pasado por momentos de me la como porque me la tengo que comer, me como solo los mejillones o, como ahora, me lo como toooooodo. Es una receta de mi madre y la llevo comiendo desde que era pequeña. Comer nunca ha sido mi fuerte, como de todo, pero en pequeñas cantidades, soy de las que cocina por el gusto de cocinar, porque me lo paso bien, no porque después me vaya a comer un platazo enorme.
Disfruto con las tapas y los menús degustación porque me dan muchas cosas a probar sin que la cantidad me abrume. Y, aunque soy muy golosa, con el dulce me pasa lo mismo… en mi casa me miran raro porque me como un milhojas en tres veces o porque parto los croissants en dos y lo comparto.
Al arroz le pega lo que le eches; hoy mismo hemos hecho un arroz con zanahoria, alcachofas, calabacín y un tomate frito casero que el próximo día os presentaré, hecho por Nela con sus mejores productos, una gozada si tienes prisa o si te cuesta bastante cortar y preparar un refrito en condiciones, como es el caso. En casa, la receta de hoy también ha tenido sus variaciones; al principio era solo con mejillones y después, pasó a tener ajo, ingrediente que un día desapareció para no volver y que fue sustituído por unas buenas judías verdes. En definitiva, yo os doy la receta base y ya vosotros la adecuáis a vuestros gustos.

ARROZ CON MEJILLONES
Ingredientes.
– 250 gramos de arroz.
– 1 kilo de mejillones.
– 1 vaso de vino blanco.
– Aceite de oliva virgen extra.
– 150 gramos de judías verdes cocidas.

Elaboración.
1º.- Limpiamos los mejillones y eliminamos las barbas que suelen sobresalir de las valvas.
2º.- Una vez limpios, los introducimos en una cazuela junto al vaso de vino y los dejamos cocer, con la tapa puesta, hasta que se abran.
3º.- Retiramos a una fuente y reservamos el caldo de la cocción.
4º.- Cuando se hayan enfriado, abrimos los mejillones, retiramos su carne y reservamos.
5º.- En una cazuela con un fondo de aceite caliente, rehogamos el arroz e incorporamos los mejillones y las judías verdes.
6º.- Cubrimos con el caldo de los mejillones más algo de agua para completar -el doble del volumen del arroz más un poco más- y lo dejamos cocer hasta que se haga el arroz, unos 20 minutos aproximadamente.
Servir caliente.

Notas
– Si queréis echarle ajo, mi madre los rehogaba junto al arroz en entero, tan solo pelados. De esta manera, se queda el sabor y el que quiera los come y el que no, lo retira.
– Las judías verdes pueden ser en conserva. Si queréis que sean frescas, las limpiamos como hacemos normalmente y las cocemos primero. El caldo nos puede servir también para cocer después el arroz o para hacer una rica sopa para el día siguiente.