TOSTAS DE GULAS

entrantes para navidad

Estas tostas son el entrante del segundo menú de navidad que os prometimos.

No sé si os pasa, pero a mí me encanta picotear más que ponerme delante de un menú formal; eso de ir probando de aquí y de allá es mi perdición y además, salgo baratísima porque me lleno enseguida. Vamos, que soy una joyita para quien me quiera llevar de restaurantes.

Sigue leyendo

PAN DE AJO Y QUESO {SIN HORNO}

desayuno

Después de haber estado a dieta forzosa durante ocho días en este mes y de haber visitado el hospital como si estuviera mala -que no lo estoy o eso espero-, llegamos al último fin de semana y el Asaltablog me pilla casi por sorpresa y con la nevera todavía a medio llenar, por lo que me he llevado una de las recetas más sencillas y más ricas de El caldero de Nimuë, pero sin utilizar el horno, que muchas veces nos da pereza si es para poca cosa.

Sigue leyendo

TORRIJAS RELLENAS

dulces tradicionales

Para el #díadelatorrija.

Y es que, claro, una entra a las redes sociales y se encuentra a Conxi revolucionando el patio con una famosa torrija, dura como pata de banco, a la que tuvieron que hacer frente unas cuantas blogueras. Hablaban de homenajear a este dulce tradicional y yo, ni corta ni perezosa, me uní a ellas. No sé qué me pasa, pero leo la palabra “reto” o el hastag #díade y me entra un no sé qué, que qué sé yo que si no digo de participar, no me quedo tranquila.

Sigue leyendo

SANDWICH DE TORTILLA, SETAS, CALABACÍN Y QUESO AZUL

Anoche no sabía que cenar, me debatía entre varias opciones que serán degustadas hoy, como un bacalao al horno con sus patatas y cebollita, unas alcachofas con limón, siguiendo paso por paso la receta de mamá – que me han quedado de morirse y encima, tengo muchas más para hacer y congelar- o un sandwich con mil cosas, aprovechando que había comprado un  pan cortado ya en rebanadas para hacer las correspondientes torrijas de esta época que vivimos.
Me decidí por esto ultimo, una cena de esas de 10 minutos, juntando todo lo que te gusta para morirte de gusto… gastronómico… No podía parar de relamerme y es que utilicé una tarrina de queso azul que se quedó escondida en el frigo antes de que viajara a Madrid y, para mi sorpresa, aun está en fecha. Soy ratona, lo confieso, todo lo que lleve queso está bueno, aunque no os penséis que así he sido siempre, no.
Cuando era pequeña mis padres compraban de vez en cuando en el antiguo Pryca de San Fernando de Henares, íbamos en coche toda la familia y después de hacer todos los mandados, nos parábamos en una croissantería que había en la zona comercial. Todos se pedían los que iban rellenos de jamón y queso, con más queso por encima y, como a mí no me gustaba el queso, me los pedía de chocolate – también soy chocoadicta, sí, lo tengo todo en lo que a vicios de comida se refiere…-. Hasta que un día, por arte de birbibirloque, me empezó a gustar ese ingrediente y claro, como no podía ser de otra manera, esa tienda, la tienda perfecta de nuestras meriendas en días de compras, cerró…
Es el momento de desquitarme…
SANDWICH DE TORTILLA, SETAS, CALABACÍN Y QUESO AZUL
Ingredientes.
– 4 rebanadas de pan de molde. Mi pan no era del cuadrado, sino del que parece una barra de pan normal.
– Unas rodajas finas de calabacín.
– 1 ajo.
– 1 huevo.
– Setas, al gusto.
– 1 calabacín.
– Crema de queso azul, la mía era President.
– Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración.
1º.- Pelamos y picamos el ajo. Cortamos en trocitos las setas. Batimos el huevo en un bol.
2º.- Ponemos una sartén al fuego sin aceite y tostamos el pan.
3º.- Lavamos bien el calabacín porque lo vamos a utilizar con piel y cortamos unas láminas finas, que pondremos al mismo tiempo que el pan en la sartén. Cuando pierdan un poco de dureza, los sacamos. Retiramos el pan cuando esté a nuestro gusto, a mí me gusta bastante tostadito.
4º.- Agregamos una cucharada de aceite de oliva virgen extra en la sartén y rehogamos el ajo y las setas.
5º.- Incorporamos el huevo y cuajamos la tortilla.
6º.- Untamos el pan con la crema de queso, disponemos la tortilla encima y terminamos con las láminas de calabacín.
Servir caliente.
Como fue mi cena, en exclusiva, los ingredientes que he puesto, salvo el calabacín que con unas 10 láminas es suficiente, son para una persona.

World Bread Day

16 de octubre, quizás un día normal, seguro que sí, pero hoy se celebra el Día Mundial de la Alimentación y, por ser uno de los alimentos básicos, el Día Mundial del Pan. Ironías de la vida, no todo el mundo lo tiene y otros muchos lo tiran…
En casa no solemos comprar pan, no sé si porque comemos poco o para evitar comer mucho, así que compro cuando me parece que al menú le va mejor -porque ir, siempre le va bien-. Pocas veces hago, aunque me encanta y además, estaría horas delante del horno viendo cómo crece; es una de esas tareas mágicas porque te relaja, te entretiene, te conforta y te da da paz para al final, alimentarte. 
Me he decidido hoy por el más básico, sin florituras, en un tamaño mini, que es como mejor manejo las masas y lo he acompañado de unas lonchas de paleta ibérica, vuelta y vuelta en la sartén, para atemperar, y unos tomatitos cherry.
World Bread Day – Dia Mundial del Pan

Pan básico
Ingredientes.
– 500 gramos de harina de fuerza.
– 300 gramos de agua.
– 10 gramos de levadura fresca.
– 10 gramos de sal.
Elaboración.
1º.- Ponemos en un bol la harina y la levadura desmenuzada.
2º.- Añadimos el agua templada, removemos para integrar y, por último, sazonamos. Mezclamos con una rasqueta o con la mano y, cuando se forme una bola, echamos la masa sobre la superficie de trabajo ya enharinada ligeramente y seguimos amasando.
3º.- En este momento, iremos doblando la masa para que coja aire. Lo más sencillo para amasar es estirar y doblar la masa varias veces y girándola en un solo sentido para trabajarla toda por igual. Nos debe quedar una masa lisa y homogénea.
4º.- Para el primer levado, dejamos la masa en forma de bola dentro de un bol pincelado con aceite y lo tapamas. Durante una hora estaré en un lugar cálido y seco.
5º.- Pasado ese tiempo, sacamos la masa, le damos forma sin amasar y la disponemos en una bandeja de horno forrada con papel especial de horneado. Viene el segundo levado de una hora de duración y en las mismas condiciones que el anterior, es decir, tapado y en un lugar cálido.
6º.- Precalentamos el horno a 250º C.
7º.- Quitamos el trapo, practicamos unos cortes en la masa y si se le quiere dar un toque rústico, espolvoreamos algo de harina sobre su superficie.
8º.- Bajamos la temperatura a 220º C y dejamos que se cueza el pan durante 50 minutos.
9º.- Dejamos reposar y enfriar sobre la rejilla.
Listo para comer… A ver quién le dice que no.