Sin categoría

LENTEJAS

Después de un tiempo sin publicar resulta que no traigo nada especial, vengo con unas lentejas, las de siempre, las que hacemos en casa habitualmente y es que estaba esperando la llegada del otoño para celebrarlo con un plato de cuchara. Qué ganas tenía de utilizarlas y qué ganas tenían de ser utilizadas para algo más que para remover alguna salsa…
Cocina tradicional, de la que siempre hay en una casa y lo que normalmente se cocina cada semana. No son nada chic, pero a mí me encantan.
Antes he dicho las de siempre, pero he mentido. Estas lentejas son las de ese día porque cada vez que las hago, y dependiendo de lo que tenga en la nevera y me apetezca, tienen algo diferente. Te las puedes encontrar con brócoli, champiñones, lacón, bacón o, como las de hoy, sencillas, con un refrito y un trozo de chorizo.
En casa solo las como yo -aunque habría que discutirlo mucho- y de ahí, las mezclas que me salen. Lo que no puede faltar son unas patatas, para que también coma el pinche, al que no le gustan las legumbres -aunque más de 8 cucharadas, que yo me encargo de echar, ya se come con su puré de patatas, por eso creo que las comemos los dos-.
LENTEJAS
Ingredientes para dos personas.
– 180 gramos de lentejas.
– 1 cebolla.
– 3 pimientos del piquillo.
– 1 puerro.
– 1 tomate.
– 2 ajos.
– 2 zanahorias frescas o su equivalente en congeladas.
– 2 patatas.
– 1 trozo de chorizo, al gusto.
– AOVE.
– Tomillo.
Elaboración.
1º.-  Pelamos y picamos los ajos y la cebolla. Cortamos en trozos los pimientos del piquillo y troceamos el puerro, siempre bien limpio y teniendo cuidado de que no se quede nada de tierra entre sus capas.
2º.- En una cazuela con 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra rehogamos la cebolla, los ajos y los pimientos hasta que quede todo blandito. Agregamos también el tomate pelado y cortado en trocitos pequeños y lo trabajamos un poco hasta que quede cocinado.
3º.- Incorporamos el chorizo y le damos unas vueltas para cocinarlo.
4º.- Agregamos las zanahorias y las lentejas. En casa hemos utilizado zanahorias baby congeladas, pero si la utilizas frescas, las raspas para eliminar su piel, las lavas y las cortas en rodajas antes de echarlas al guiso.
5º.- Espolvoreamos una cucharadita de tomillo y dejamos cocer a fuego lento durante 40 minutos.
6º.- Pelamos y lavamos las patatas. Las cortamos en tres trozos y  las incorporamos a la cazuela. Dejamos que cueza durante 20 minutos más.
7º.- Servimos, repartiendo en los platos el chorizo, la patata y las zanahorias.

Notas.
– Las legumbres se ponen a partir de agua fría, salvo los garbanzos que tienen que ponerse en agua caliente e intentar no variar mucho su temperatura. Si necesitamos echar más agua al guiso -la calentaremos antes de incorporarla-.
– El chorizo que se ve en la foto es como para tres personas, en casa lo echamos en un trozo porque en crudo me cuesta más cortarlo. Después, nos lo repartimos como buenos chicos.
– En casa de mis padres el sofrito se pasa por la batidora para no encontrar los trozos porque de pequeños no nos gustaba, pero ahora lo hago en trocitos. Hacerdlo como más os guste.
Sin categoría

FABADA

Holaaaa.
Por fin voy a publicar una entrada como a mí me gusta, con algo de tiempo para poder comentar. 
Esta vez le toca el turno a uno de los platos tradicionales por excelencia, la fabada. Ahora que el frío amenaza con entrar en casa aunque tengamos todo cerrado, se apetece mucho un plato de cuchara.
Yo siempre he sido de cuidarme un poco, de no pasarme con las calorías y todas esas cosas, pero ahora me permito alguna cosa más. No os penséis, pocas. Es por eso que mi plato no es del todo tradicional. La cocina es creación y adaptabilidad, como deberían ser los puestos de trabajo, adaptados para que todo el mundo pudiera acceder a ellos. Lo siento, es que me sale la vena proderechos,jijiji. Al ir en silla de ruedas y por más que arregle la casa, friegue y un sin fin de tareas más, no gasto lo mismo y por eso, no debería comer muchas grasas.
Le hice unos pequeños cambios y esta es mi fabadita personal.
FABADA

Ingredientes
– 200 gr de fabes.
– Un trocito de chorizo.
– Un trozo de morcilla de verduras.
– Cebolla.
– Ajo.
– Pimentón.
– Aceite.
– Agua.
Elaboración
Dejamos en remojo las fabes toda la noche para que se hidraten bien y al día siguiente las ponemos a cocer con los ajitos, que después machacaremos, y la cebolla, que la sacaremos antes de servir. La cocción la hice a fuego bajo y de vez en cuando, asustaba a las pobres con agua fría ya que así, quedan más cremosas.
Algo importante es ir quitando la espumita que sacan las fabes, no tardamos nada en hacerlo y el plato gana mucho.
El compango como se ve está reducido, no hay panceta, el choricito es pequeño y la morcilla lleva algo de verdura. Lo cocí junto a las fabes, pero lo eché cuando ya quedaban 20 minutos aproximadamente. Otra manera de hacerlo sería cocerlas aparte.
Al final, le puse un refritito, poco, de aceite y pimentón
La verdad es que fue mi primera experiencia, soy yo aún muy novata. No sé si estaban buenas o es que me chiflan los platos así. Para los que no les gusten, podéis añadir unas patatitas y engañar un poquito al comensal. A mi novio no le gustan y se comió la patata con un buen cucharón de fabes, que ya me encargué yo de servirlas para asegurarme de que también caían a su plato,jajaaa.
TRUCO-DISCAPACIDAD–No pasa nada por comerse una fabada o un super postre, lo importante es que no sea a diario. Particularmente, sólo utilizo, medianamente bien o mal,jijiji, un brazo y tengo que cuidarlo. Cuanto más pese yo, más peso soportará un sólo miembro a la hora de hacer transferencias.
Sin categoría

Mamárecetas IV: Cocido madrileño a nuestro estilo.

En estos días de lluvias y viento no puede faltar una buena sopa que nos caliente el cuerpo.
Si echo la vista atrás son muchos los recuerdos que me trae el olor a la sopa de mi madre:cuando yo tenía tres años,ingresé en el hospital,en el ala de infecciosos,porque tenía meningitis;veía a la familia y ellos a mi,a través de una ventana y cuando salí,mi madre tenía sopita para comer.Lo que recuerdo es una sola imagen de ese momento cuando mi madre me daba la sopa. Dice que me comí un plato más grande que yo en ese momento,jajaaaa.
El cocido siempre ha estado presente en casa de mi abuela y de mi madre para ocasiones especiales como las fiestas navideñas o una comida familiar.
Como en todas las recetas,hay una  que se considera originaria de la que salen todas las versiones posteriores. Una de esas versiones es la que se hace en casa pues mi madre nunca le pone chorizo,morcilla y demás sacramentos; se podría decir que es un cocido un poco más ligero,sin serlo del todo.
Otra diferencia es que nos encanta mezclarlo todo,no ponemos el caldo de primero y las carnes y verduras de segundo; lo nuestro es un caldo con fideos o arroz acompañado de todos los ingredientes que lo componen. Algunas veces también lo separamos y hacemos ropa vieja – ya pondré la receta y la foto cuando esto ocurra-.
 Vamos con la receta.
Cocido madrileño
Ingredientes
-250gr de garbanzos.
– Medio pollo con hueso.
– 500gr de morcillo bien limpio,sin nervios gordos.
-4 patatas peladas.
-4 zanahorias.
-Un puñado de judias verdes.
-Un trozo de calabaza.
-1 ó 2 ramas de apio.
-Huesos: según lo que tengamos en casa, espinazo,huesos blancos saladitos,rodilla o tuétano.
-Fideos o arroz al gusto.
-Agua.
Elaboración
Es sencillo a más no poder. Llenamos la olla express de agua y se le añaden todos los ingredientes juntos,sin excepción.Dejamos hervir una media hora y comprobamos si está tierno -si no lo estuviera,repetir el hervido otra media hora hasta que se haga-.
Ya tenemos todo en su punto,así que colamos el caldo,retiramos los huesos y apartamos las verduras y la carne.
Al caldo le echamos fideos o arroz en la cantidad deseada y se hierve hasta que la pasta esté cocida,a mí me gustan poquitos,que se note que es caldo.
Repartimos las verduras y las carnes en los platos y se riega con la sopa.Servir bien caliente.
Adaptación: En mi casa,la noche antes se ponen los garbanzos en remojo,pero queda también bien con un bote de garbanzos cocidos y con esto,nos ahorramos un paso y una cazuela que fregar.
En mi ajuar no hay olla express,no es compatible con mi movilidad por lo que cocinaré como mi abuela,a fuego lento y despacio,tomandome mi tiempo para mis cosas.Aunque todo o casi todo el mundo tenga una olla rápida,no es imprescindible y ante todo está nuestra seguridad.
La diferencia radica en controlar que la cazuela en la que lo hagamos nunca se quede sin agua,así que de vez en cuando agregaremos un poco. La verdad es que aunque sobre caldo,siempre se aprovecha.
Decir además que aunque las cantidades de todos los ingredientes son importantes,hay que tener en cuenta que no se come de una sentada, lo que sobre nos vale para hacer ropa vieja, unas croquetas,etc. Si le añadimos todos los sacramentos,es decir, tocino,chorizo,morcilla…,no dejéis de probar el bocadillo de pringá porque es de muerte lenta,buenísimo.

Anuncio— La próxima semana cocino yo,jajaaaaaa.

Sin categoría

Mamárecetas II: Spaguettis con chirlas en salsa

Hace una semana que he vuelto a trabajar en el mercado.Por las mañanas soy la cuponera del barrio (vendedora de O.I.D.) y por las tardes doy clases particulares a siete niños.El tiempo que tengo libre entre semana es bastante poco pues también intento estudiar las Oposiciones al Cuerpo de Profesores de  Enseñanza Secundaria y es por eso que buscamos recetas rápidas de hacer.
El que yo trabaje en el mercado -bueno,más exactamente en su puerta- les viene muy bien a mis padres porque me llaman y me encargan la compra. Eso mismo pasó el otro día, mi madre me llamó a la 13:40h para que comprara chirlas y eso hice,que para eso soy muy bien mandá.
En mi casa le ponemos de todo a la pasta y muestra de ello es esta riquísima receta:

Spaguettis con chirlas en salsa

Ingredientes
– 200 gr de spaguettis
– 500 gr de chirlas
– 2 dientes de ajo
– 1 cucharada sopera de harina
– Vino blanco
– Perejil
– Aceite
– Agua.
– Laurel

Elaboración

Se cuece la pasta en abundante agua siguiendo las indicaciones del envase. Al agua de cocción le añadimos un hilo de aceite y una hojita de laurel.
En una sartén con aceite, doramos ligeramente los ajos muy picados y cuando estén, echamos la harina.Removemos bien la mezcla para que se cocine y no sepa a crudo. Lavamos bien las chirlas y se echan en la sartén. Removemos de nuevo,se le pone por encima el perejil y se añade un buen chorro de vino blanco. Dejamos que hierva para que evapore el alcohol y se cubre de agua para que se haga la salsa. 
A nosotros nos gusta la salsa trabadita sin llegar a ser espesa,pero eso ya es al gusto de cada uno.
La pasta la disponemos en cada plato y se le echan por encima las chirlas bien calentitas y…

…A  COMER!!!
Lo único que se escuchó ese día es el cris-cris de las conchitas. Un placer.

Sin categoría

Mamárecetas I: Judias verdes

Con lo que nos gustan a nosotros estas judias y en mi casa nadie quería hacerle una foto.Es una receta muy simple,de esas que llevan poquísimos ingredientes y no se tarda casi nada en hacer,pero es esa sencillez la que hace que mi hermano-ya independizado-y yo,la pidamos de vez en cuando.
Ricas en vitaminas A y C,es un alimento con un 90% de agua y sólo 40 calorías por cada 100 gr. Nos ayuda a eliminar líquidos y es un buen antioxidante.
La nota menos positiva es que contiene oxalatos y por ello no es aconsejable para personas que sufran de artritis, cálculos renales o gota.
Elen: Mamá,sabes que tengo un blog dedicado a la cocina…Voy a fotografiar tus recetas hasta que yo pueda cocinar en mi casa .A estas judias le puedo hacer una foto…
Mamá: Nooooooooooooo.Cómo vas a poner una foto de una receta tan churryyyy,que es muy pobreeee,nooooo.
Casi se enfadan y todo,con lo ricas que son.Una vez superada la crisis por no comer caviar a diario,jajaaaaaa,os pongo la receta y la tan costosa foto.
Ensalada de judias verdes.
Ingredientes:
– 500gr de judias verdes.
– 4 patatas medianas
– 4 huevos.
-Aceite 
-Vinagre
Elaboración:
Ponemos a cocer las judias verdes en abundante agua y a la mitad de cocción se le agregan las patatas ya peladas. En un cazo aparte,cocemos los huevos.
Cuando ya todo está hecho,se deja enfriar. Se disponen las judias verdes en los platos.Se trocean las patatas y se incorporan.Por último,se pelan los huevos y se cortan en láminas.Se ponen por encima.
Se hace una vinagreta básica y se adereza.
Trucos: El agua de cocción de las verduras no se tira,nos puede servir para hacer una sopita.
             La vinagreta se puede realzar con un poquito de mostaza.