Recetas dulces

POLLO ASADO CON PATATAS

Cuando empecé el blog lo hice de acuerdo con mi madre, ella cocinaba y yo escribía, porque la cocina no está adaptada y salvo alguna ensalada o unos huevos rellenos, no puedo cocinar allí. De hecho, los ingredientes de estos platos fríos me los sacaban al salón para que los pudiera manipular. Hoy tengo una cocina, mi cocina, a mi altura, perfecta para poder hacer a voluntad.
Una de las recetas que hizo mi madre fue pollo asado con manzana, que le da un sabor maravilloso, dulce y suave, pero a mí me ha apetecido hacerlo hoy con patatas y ha quedado para chuparse los dedos. Creo que el pollo asado es la mejor manera en la que me puedes ofrecer esta carne blanca, con su piel bien tostada y crujiente -que, aunque no se debe comer, un día es un día siempre que no caigamos en eso de que un ciento es un ciento…-.
Por miedo a que se me quedaran duras las patatas, les di un hervor antes y su textura ha quedado muy suave, con una capa exterior firme y un corazón deshecho. Una delicia!!!
POLLO ASADO CON PATATAS
Ingredientes.
– 2 cuartos traseros de pollo.
– 3 patatas medianas.
– Un vasito de vino blanco.
– Medio vasito de agua.
– Unos trocitos de mantequilla.
– Hierbas aromáticas, al gusto. Yo utilizo un mix que suelen vender en las pollerías precisamente para el horno.
Elaboración.
1º.- Pelamos y lavamos las patatas. Este último paso es imprescindible en todas las patatas, pero más si, como las mías, son directamente de la huerta, que traen más tierra. Son patatas pazuenguinas, buenísimas. Las cortamos en trocitos. Precalentamos el horno a 160ºC.
2º.- Como hemos cortado las patatas en trozos pequeños, la cocción va a ser muy breve. En un cazo con abundate agua caliente cocemos las patatas durante 5 minutos a fuego medio. Pasado ese tiempo, las escurrimos y reservamos.
3º.- Colocamos el pollo en una fuente apta para el horno y repartimos bien las patatas. 
4º.- Regamos con el vino blanco y el agua y espolvoreamos unas hierbas aromáticas. Disponemos sobre las patatas y sobre el pollo unos trocitos de mantequilla y nos lo llevamos al horno.
5º.- Dejamos que se ase el pollo durante una hora y veinte minutos aproximadamente y vigilamos que no se quede sin líquido.

Notas.
– En mi caso no precaliento el horno ya que, para poder colocar la fuente dentro, tengo que apoyarme directamente en la bandeja y la quemadura sería de aupa. Como es una receta salada no pasa nada, no hay que medir tanto el tiempo y la temperatura.
– Reparto las raciones en fuentes individuales para que me pese menos e intento poner los líquidos al final, ya en el horno, para no tirármelo encima. 
– Si véis la receta del pollo asado con manzana, la temperatura del horno es mucho más alta. A mí me gusta ponerlo a 160ºC porque se hace muy poco a poco y se deshace en la boca, dejando crujiente la piel igualmente.

Anuncios
Recetas dulces

TIMBAL DE PATATAS Y ATÚN

Ayer eran las 07.00 a.m. y ya tenia peladas las patatas, creo que así, medio dormida, es mejor porque ni me entero de lo que hago.
Entre bodas, viajes, médicos y trabajo se me pasa el tiempo y no me da para nada. Mañana tengo una boda y el fin de semana que viene estaré por Madrid, pero entre medias espero publicar alguna receta más. La de hoy la he visto varias veces por internet, pero me he puesto a buscarla para poner la fuente y no la he encontrado, tan solo versiones frías y la mía es caliente que, aunque sea verano, se pueden comer cositas templadas y ricas.
Con estos calores ya solo quiero comer ensaladas, de lo que sea, pero fresco y por eso, intento hacer primeros platos completos y así, aunque no coma carne -que me pasa la mitad de las veces-, ya voy bien alimentada. Últimamente tengo fama de cara de pito, dicen que he adelgazado y tiene que ser verdad porque cada vez que me subo al coche, como no me da la atura de las piernas para llegar bien al asiento, voy escalando y mis pantalones no siempre escalan conmigo.
La verdad es que se crean situaciones muy divertidas en el coche si vas conmigo. Me dejo los pantalones por el camino, si entro por el lado del conductor mis piernas queren entrar desde arriba del todo y no a ras de suelo, que es lo normal…busco caballitos, vacas y ovejas por el camino, pues ya aprendí que los bambis que anuncian tanto no salen nunca. Eso sí, cuando me mareo, ni animales ni nada, ve parando que voy… Toda una show woman!!!
Pues ahora que ya he contado de todo menos mis glorias, vamos con la receta.
TIMBAL DE PATATAS Y ATÚN
Ingredientes.
– 3 patatas.
– 2 frascos de atún, de los de cristal -aunque estaría más rico con el fresco, pero no tenía-
– 2 ajos.
– 1 cebolla.
– 2 pimientos medianos, uno verde y otro rojo.
– 4 cucharadas de salsa de tomate.
– AOVE.
– Albahaca.
Elaboración.
1º- Pelamos y lavamos las patatas. Tengo la costumbre de cortalas en rodajas gruesas y así, ni se deshacen ni me pesan demasiado a la hora de sacarlas de la cazuela.
2º- En una cazuela con abundante agua ya caliente, hervimos las patatas hasta que, al clavar la punta del cuchillo, resbale con facilidad. Escurrimos y reservamos en un bol.
3º- En una sartén con aceite caliente, rehogamos bien el ajo, la cebolla y los pimientos, todo ello bien pelado -si necesita- y muy limpio, así como cortado a cuadraditos pequeños.
4º- Añadimos el atún escurrido y removemos bien para que se desmigue y se integren los sabores. Espolvoreamos un poco de albahaca y agregamos la salsa de tomate. Removemos y dejamos cocer durante 5 minutos. Apartamos del fuego.
5º- Machacamos las patatas y hacemos lo ligamos un poco con 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y un chorrito de leche, hasta que tenga la textura que nos guste.
6º- Nos ayudamos de un molde para emplatar y vamos poniendo capas alternas de patata y atún, terminando siempre con una de patata. La cantidad para cada comensal queda al buen ojo de quien cocine, yo suelo poner tres capas de patata y dos de atún.

Espero que os guste!!!
Recetas dulces

ENSALADAS DE MI CASA

Porque hoy es el #DiaDeLaEnsalada

Desde hace tiempo sabía de este día y le he dado vueltas a la cabeza para elegir una ensalada y es que…hay tantas y tan buenas, que no sabría cuál hacer. Sin embargo, con todos los participantes de este reto twitero seguro que encontráis más de una que os guste y por eso, he decidido hacer lo que hago en casa cuando me doy un atracón a verde.
Ahora en verano es lo que más como, pero reconozco que estas dos, que ahora pondré, son de mis preferidas, por lo rápidas y fresquitas que son y es que un verano sin tomates y sin remolacha, no es verano.
ENSALADA DE TOMATE, ACEITUNAS Y AJO.
Ingredientes.
– 2 tomates.
– 16 aceitunas negras.
– 1 diente de ajo.
– AOVE.
– Vinagre de vino blanco.
Elaboración.
1º.- Lavamos los tomates y los cortamos en trocitos de bocado, eliminando siempre la parte por la que han estado agarrados al tallo. Reservamos en una fuente.
2º- Pelamos y picamos finamente el ajo.
3º- Añadimos las aceitunas.
4º- Aliñamos al gusto.
Vamos con la siguiente.
 
ENSALADA DE REMOLACHA
Ingredientes.
– 2 remolachas.
– 1 diente de ajo.
– AOVE.
– Vinagre de vino blanco.
Elaboración.
1º- Cortamos en trocitos de bocado las remolachas.
2º- Pelamos y picamos finamente el ajo.
3º- Aliñamos al gusto.
Para terminar, hay un ingrediente que no puede faltar, el pan, para que ese aceitito rico no se quede en el plato. Así ha terminado mi comida de hoy.
 
Recetas dulces

MAGDALENAS DE NARANJA

El primer paso para hacer unas magdalenas en casa es retocar la receta, los ingredientes están pensados para familias más grandes o que coman más que nosotros. Ahora ya sé para qué me sirve lo aprendido en matemáticas, para hacer unas ricas magdalenas de naranja para el desayuno del domingo.
Las compras en mi casa también son a base de mates, muy sencillas por cierto, casi nunca compro la carne o el pescado por su peso, sino por unidades. No sé si queda muy raro a los ojos del comerciante o si mi familia se pensará que estoy medio majara, pero es como mejor hago mis cálculos. Si somos dos y quiero carne para dos días y sé que cada vez nos comemos 3 filetes – dos para él y uno para mí-, necesitaré 6 filetes. Independientemente del peso que tengan, da igual si pesan 500 gramos o 1 kilo, el caso es que necesito seis.  Y así con todo…
Las recetas las retoco para no estar toda la semana comiendo lo mismo en el desayuno, lo que me gusta de hacer dulces es quitarme el deseo y, sobre todo, ver cómo van evolucionando las masas al calor del horno…es una gozada ver cómo crecen y se va desarrollando el copete, me encanta. Suelo hacer 6 magdalenas y así tenemos para el sábado, domingo y lunes y después ya, desayunos de diario.
Hay otras cosas con las que disfruto cocinando…me gusta sacar la comida del horno, verla, olerla, partir una magdalena por la mitad y hecho esto, guardarlas de nuevo -todo esto muy rápido- y esperar a que llegue la mañana y levantarme ansiosa, como una niña, para hincarle el diente a mi bollo. Bueno, locuras mías, pero que me hacen feliz..
Vamos con la receta. Estáis todos invitados a desayunar con nosotros.
MAGDALENAS DE NARANJA
Ingredientes.
– 1 huevo.
– 55 gramos de harina .
– 55 gramos de mantequilla.
– 55 gramos de azúcar .
– 1 cucharadita de bicarbonato.
– 1 naranja.
Elaboración.
1º Precalentamos el horno a 180ºC.
2º En un bol batimos el huevo y el azúcar hasta que aumente su volumen y se quede una mezcla blanquecina.
3º Añadimos la mantequilla muy blandita, para lo que la tendremos que sacar de la nevera con tiempo de antelación. Mezclamos bien para integrarlo todo.
4º Lavamos bien la naranja y rallamos su piel. Hacemos un zumo con la misma y agregamos todo al bol. Mezclamos.
5º Incorporamos al bol la harina y el bicarbonato, todo tamizado para que no haga grumos. Batimos con unas varillas manuales hasta que tengamos una mezcla uniforme.
6º Repartimos la masa en cápsulas de papel y éstas las ponemos dentro de unos moldes de silicona.
7º Llevamos las magdalenas al horno durante 12 minutos. Dejamos enfriar dentro del horno.
Notas.
Si no habéis tenido tiempo de sacar la mantequilla y tenéis que hacer las magdalenas de una manera rápida, calentad el zumo un minuto en el microondas y así os será muy sencillo mezclarla con el resto de ingredientes.
Para mí, precalentar el horno e intentar introducir algo en él es sinónimo de una quemadura segura porque no mantengo los brazos en alto. Lo que suelo hacer, aunque no es lo mejor, es precalentarlo con el molde ya dentro, poner una temperatura más baja y vigilarlo para no pasarme en el tiempo.
Si las haces de víspera, se conservarán muy bien toda la noche dentro del horno hasta 4 días.
 
 
Recetas dulces

LASAGNA

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de marzo nos invita a preparar un plato clásico de la cocina italiana: Lasaña 
Este plato me encanta y según se iba haciendo en el horno, mi estómago reclamaba su ración. No lo suelo hacer muy a menudo por todas las cosas que hay que poner por medio, pero la verdad es que merece la pena.
Alguna lasagna tengo publicada en el blog,como la de pollo o la de jamón, incluso una de ensaladilla, pero no la clásica y creo que, aunque era mi intención, hoy tampoco la vamos a tener. Eso sí, clásica o con diferencias, estaba buenísima. 
La hice a mi manera porque la receta ofrecida en el Círculo  tenía ingredientes que no utilizamos en casa, como el hígado o las setas secas. Al final, lo que ha salido es lo que sigue.
LASAGNA
Ingredientes.
– 8 planchas de pasta para lasagna del Pavo, de las que no hay que cocer.
– 500 gramos de carne picada mixta.
– 2 ajos.
– Media cebolla.
– Medio vaso de vino tinto, en este caso Abadía Mantrús.
– Zanahorias y guisantes en conserva, con su caldito.
– Albahaca.
– Comino.
– Pimentón dulce.
– 2 cucharadas de tomate frito.
– AOVE
Para la bechamel.
– Medio litro de leche.
– 4 pimientos del piquillo.
– Nuez moscada.
– Sal.
– Harina.
– AOVE
Elaboración.
– Pelamos y cortamos los ajos y la cebolla en trocitos pequeños y los rehogamos en una sartén con aceite caliente.
2º- Agregamos la carne picada y la rehogamos bien.
3º- Incorporamos el vino tinto y dejamos que cueza para que se evapore el alcohol.
4º- Pòr último, echamos el tomate frito, la zanahoria con los guisantes y las especias. Dejamos a fuego medio hasta que reduzca la salsa a la mitad.
5º- Por otro lado, vamos a hacer la bechamel. Trituramos 4 pimientos del piquillo en un vaso de leche y reservamos. Mientras, en una sartén calentamos un poco de aceite y rehogamos en él la misma cantidad de harina. Cuando esté listo, regamos con la leche de los pimientos y agregamos un vaso más de leche. Cocemos a fuego medio removiendo constantemente para que no se agarre. Echamos nuez moscada y un poquito de sal. Esperamos a que espese al gusto.
6º- Empezamos a montar nuestro plato. En el fondo de la fuente que llevaremos al horno, vamos a poner una capa de bechamel y sobre ella, 2 placas de pasta. Encima de ésta pondremos una capa de relleno.
7º- Repetimos el paso anterior de alternar pasta y relleno hasta que queramos o hasta que nuestro molde esté casi lleno. Recuerda que hay que dejar un poco de espacio para la bechamel final.
8º- Por último, napamos todo con nuestra bechamel de pimientos del piquillo y espolvoreamos un poco de queso rallado por encima.
9º- Llevamos la fuente al horno, previamente precalentado a 190ºC, durante 15 minutos.
Listo para servir.

Notas
He utilizado pasta de la que llaman fácil, pues no hay que cocerla. Nunca la había utilizado y queda muy bien. Te dan dos opciones en las instrucciones, las puedes poner en remojo durante 20 minutos en agua caliente o meterlas tal cual en el horno con suficiente salsa como para que siempre tenga humedad. Yo opté por esta última y le eché salsa de más y me quedó muy líquida, cosas de novatos. Eso sí, con una salsita estupenda para el pan.
La bechamel de piquillos la he tomado prestada de Toñi, y tengo que decir que … madre mía del amor hermoso cómo está la bechamel, de pecado, tanto que ni con 500 rosarios te perdona nadie.
 
 

Recetas dulces

#diadelsuperbocata UNOS ROTOS, POR FAVOR

Sí, ya ha llegado. Por fín es el día de uno de los alimentos más populares, el bocadillo en cualquiera de sus variantes.
De pequeña me tenían que obligar a comerlos y no porque no me gustaran, sino porque yo era muy estricta conmigo misma y si decía que no comía algo -porque engordaba o por lo que fuera-, ya podías hacer el pino puente que la niña no se lo comía. Claro, que para todo hay excepciones…
Había excepciones para los bocadillos de mi abuela, esas medias barras rellenas de tortilla de patatas, para los de pringá con carne, chorizo y tocino del cocido, para los filetes en salsa metiditos en pan y también para las rebanaditas que me preparaba con una lonchita de embutido, cada una distinta…ummmmm. Ains
Ahora ya no soy tan seria conmigo, me dejo llevar un poco más, creo, aunque he vuelto un poco a las andadas. Hoy por hoy, y mi madre lo sabe y se aprovecha no sabéis cómo ni cuánto, el único bocadillo al que no me resisto es al de salchichón, me pirra y me da igual el tipo que sea, aunque al ibérico le haga ojitos, no soy rarita yo para el pedigree de este manjar.
El bocata que he elegido es uno de los que se come en Logroño, en la famosísima Calle Laurel, sí, a esa que nosotros nunca vamos por tiempo, perras y cansancio. El caso es que de alguna manera hay que darse el mismo gustazo, pero en casa. 
Para cenar no solemos hacer platos muy complicados, un pescado a la plancha, un sandwich, algo de leche o unas tortillas o revueltos son nuestros preferidos. El problema es que las tortillas de patata son un poco rollo por tener que darles la vuelta y terminamos haciendo revuelto de papas con huevo, cebolla y algún ingrediente extra.
Esa es la base de nuestro bocata, una tortilla de patatas rota y decorada metida en un pan. Ese es un pincho que aquí se llama LOS ROTOS.
No me ha dado tiempo de hacer el pan caserito, pero tengo una receta de unos bollitos que le irían genial. Para esta vez, compré unos bollitos redondos de los del Mercadona, son miu blandos y tienen muy poca corteza.
Y ya vale de cháchara y vamos con la receta.
ROTOS
Ingredientes– para 2 personas-
– 2 huevos.
– 1 patata.
– Media cebolla.
– Jamón York, al gusto.
– 1 loncha de queso cremoso.
– 2 bollitos de pan.
– 1 chorrito de leche.
– AOVE.

Elaboración.
1º.- Cortamos una de las puntas del pan y lo vaciamos de miga.
2º- Empezamos pelando, lavando y cortando la patata como para una tortilla española, en lasquitas no muy gruesas.
3º- Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana.
4º- En una sartén con aceite bien caliente freímos la patata y la cebolla.
5º- Retiramos del fuego y le quitamos el exceso de aceite.
6º- Volcamos en la sartén de nuevo las patatas y la cebolla ya fritas, el jamón cortado en trocitos, los huevos, el queso y el chorrito de leche. Removemos bien.
7º- Cuajamos el revuelto, pero sólo un poco, ya que tiene que quedar algo líquida para que empape el pan.
8º- Retiramos del fuego y rellenamos nuestros bollitos.

Listos para comer y…cuidado, que hay peligro de mancharse.
A las puntitas del pan les hice también su tratamiento, las rellené de tapenade y de tomatitos cherry cortados en trocitos. Otra delicia y… en segundos.
Recetas dulces

ENSALADA MIL COLORES

Hoy pongo un poco de música. Seguro que más de una vez habéis bailado mientras cocináis, el olor y el sonido te envuelven de una manera especial y el ánimo llega mucho más alto, haciéndote sonreir por cualquier cosa.
La receta de hoy es sumamente sencilla y es que he decidido cuidarme más, aunque quien vive conmigo diga que como poco y todo verde. No me importa tener un kilo de más, creo que si no te perjudica, no molesta, pero en mi caso un kilo de más significa soportar un kilo más en un sólo brazo, que es el que utilizo para todo. Además, el verde es color esperanza y es perfecto por ahora…
A veces las prisas o las ganas no dan para más y, como me gusta mezclar y probar, miro en la nevera y voy echando un poquito de todo lo que hay. De ahí nacen estas ensaladas. La verdad es que en este sentido no me lío la cabeza, compro las bolsas que venden con la ensalada ya cortada, me parecen muy prácticas para mí, me quita mucho trabajo y me permite comer ensalada a diario sin estar mucho tiempo en la cocina.
ENSALADA MIL COLORES
Ingredientes
– 1 bolsa de ensalada variada. La mía era de brotes tiernos con espinacas, rúcula, batavia verde, lechuga batavia roja y brotes de lechuga lollo rosso.
– Queso fresco.
– Tomates cherry.
– Jamón York, unas 2 lonchas por persona.
– Tapenade al brandy Belluga de Universo Sibarita.
– AOVE.
– Vinagre.
– Sal.

Elaboración
1º.- Cortamos los tomates a la mitad y las lonchas de jamón en una juliana ancha.
2º.- Con los trocitos de jamón, vamos a hacer una especie de nido, uno por cada mitad de tomate que pongamos.
3º.- Sobre los nidos colocamos un trozo de cherry y sobre éste, un poco de tapenade, a modo de caviar. Yo lo puse en tomatitos alternos.
4º.- En el centro del plato o de la fuente, disponemos la ensalada.
5º.- Sobre las hojas agregamos unos trocitos de queso fresco, al gusto.
6º.- Hacemos una vinagreta con el AOVE, el vinagre y la sal y regamos la ensalada con ella.
Este plato lo podéis realizar con la ensalada que tengáis en casa, no hace falta comprar una específica. Si es cierto que si se combinan diferentes tipos de lechugas y hojas verdes, cada bocado es una explosión de sabor, sobre todo, si le ponemos rúcula.
A la hora de comprar el jamón, a mí me gusta que sea al corte, queda más fresco y jugoso que los envasados, pero eso ya va en gustos.
Para una buena vinagreta, recomiendan seguir las siguientes proporciones: 3 partes de AOVE por 1 de vinagre.